Después de unos días intensísimos de desfiles y de correr de un lado para otro, tacones, malcomer y de estar dentro del recinto ferial taantas horas lo mejor que pudimos hacer fue pedir cita en un salón de belleza.

Aunque la última visita a Madrid fuimos a Le Petit Salon y nos encantó, quisimos probar otro que no hemos parado de leer en las revistas y que tenía muy buena pinta. Se trata de Mi Calle de Nueva York.

Todo inspirado en la cosmopolita Nueva York, sillones de cuero, paredes y mobiliario blanco y un aire a Manhattan total. En su carta de tratamientos, todos inspirados en esta ciudad encontramos desde un Facial Match Point para purificar la piel congestionada por la ciudad, un New York Stories, un Facial Celebrity o una manicura Back to the City, The Hamptons o Madison Ave.

Tienen dos centros uno en la calle Ayala y el otro en Nuñez de Balboa que pronto estará más operativo y donde tienen como tratamiento estrella y en exclusiva de la Ictioterapia. ¿No sabes lo que es? Pues es ese en el que unos pececitos muy pacíficos te hacen la pedicura!! Al no saber que lo tenían no pudimos probarlo pero sí ver como al acercar la mano iban directos a ella.

Esta exótica técnica consiste en que los pequeños peces se coman todas las pieles muertas de tus pies durante más o menos una hora y media y en la que te los dejan super suaves. Los peces que se llaman Garra Rufa proceden de Turquía y ayudan a regenerar células nuevas en la piel. Perfecto para que las heridas se curen y para dejarte unos pies perfectos. Ojo, hay otros que se llaman Dr Fish que son una imitación y sí tienen dientes que pueden hacerte un estropicio!

Lo que más me ha gustado es esta opción que tienen para fiestas de chicas, despedidas o lo que más te apetezca …

Así que ya sabéis… si no os asusta esta idea, para la próxima pedicura, a probar Mi Calle de Nueva York!!